La prisión de Lula es un golpe a la democracia, no solo en Brasil sino en toda región.

fotonoticia_20180406153718_640

Desde todxs los que formamos parte de “Fedecaba” queremos expresar nuestro mas profundo apoyo a lxs trabajadorxs y compañerxs de Brasil en estas horas de profunda tristeza y desasosiego; especialmente queremos hacer llegar este saludo a las organizaciones compañeras como “Unisol” y “Unicopas” con las cuales hemos sabido construir juntos un camino de solidaridad, democracia y autogestión.

En todo el mundo los movimientos sociales y políticos populares miran con preocupación lo que esta sucediendo en Brasil. Desde el golpe institucional en el año 2016 hemos asistido a una regresión democrática que llevó al país en una cuesta descendente donde hemos visto como los sectores mas vulnerables han ido perdiendo derechos políticos, económicos y sociales a pasos agigantados; mientras las élites se apropiaron de mayores riquezas y poder. La judicialización de la política y la criminalización de las luchas populares son el marco para conseguir implementar las políticas neoliberales que la derecha continental tiene planificadas desde que perdieron el poder político en el año 2005. El asesinato de Marielle es la demostración cabal de que la derecha y las fuerzas paramilitares se han apoderado de Brasil, lo cual abre la puerta, no para el esclarecimiento de su asesinato o de otros similares, sino para la militarización del país. Son momentos de lucha, pero también son momentos de planificar puntillosamente nuestras acciones para no caer en la provocación violenta de la derecha.

Creemos quela disposición de los movimientos sociales que están allá, así como nuestra disposición particular, es de resistencia a los embates de la derecha genocida de nuestra región que actuá en consonancia con los designios del Norte. Resistencia contra una prisión injusta, resistencia contra un modelo que deja millones en la pobreza, resistencia contra una estructura institucional que beneficia a los que mas tienen en detrimento de lxs pobres, resistencia contra una derecha que asesina a lxs militantes sociales y políticos; y también resistencia ante una prisión política que lesiona el derecho democrático de millones de brasilerxs.

Desde nuestras organizaciones gremiales y políticas, en las calles y desde nuestras empresas autogestivas seguiremos acompañandolxs independientemente de cuál sea el desenlace: la lucha contra la prisión de Lula es una lucha por la democracia brasilera y continental. Y sabemos al igual que ustedes que no existe democracia política sin democracia económica; por eso las empresas autogestivas y la economía solidaria estamos junto al pueblo brasilero. Parte del futuro de nuestra región se pone en juego con la lucha que ustedes vienen desarrollando.

Por todo esto queremos expresar nuevamente nuestro apoyo y solidaridad, y expresar que estaremos siempre dispuestos a aportar todo lo que podamos en pos de construir las herramientas gremiales y políticas regionales y nacionales que ayuden a que una vez mas el pueblo brasilero pueda elegir no solo a sus representantes sino también la forma en que quiere producir y reproducir su vida, en un marco de paz y democracia.

Un abrazo fraterno